Prevención Obesidad Infantil

La obesidad infantil trae consigo muchos riesgos médicos y emocionales en los niños que la padecen. Para evitar que los niños sean obesos, es muy importante que los padres se encarguen de enseñarles a sus hijos como llevar una alimentación saludable.

  • En primer lugar es importante acostumbrar a que los niños realicen 4 comidas diarias y que no anden “picando” o comiendo durante todo el día caramelos o golosinas.
  • Además, se les debe acostumbrar a comer una alimentación variada, que no se base únicamente en alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono que son los que más sobrepeso generan (y que más suele gustar a los niños).
  • El tamaño de las porciones también es una cuestión importante. Hay que enseñar a los niños a medirse y comer mientras tengan hambre, pero no a comer en exceso o solo por gusto.
  • Es importante enseñar a los chicos a comer despacio y disfrutando la comida. Al comer rápido hay más posibilidades de comer mas sin llegar a sentirse satisfechos.
  • Las bebidas gaseosas y azucaradas se deben beber con limitación y mucha moderación ya que este tipo de bebidas engorda mucho. Por este motivo, no se debe acostumbrar a que los niños coman con este tipo de bebidas.
  • El agua es imprescindible para el organismo y también ayuda a llevar una alimentación sana. Es importante beber agua en lugar de bebidas gaseosas y azucaradas.
  • El ejercicio físico es muy importante en esta etapa de desarrollo y ayuda eliminar los excedentes de grasa y calorías. Es importante motivar a los niños para que realicen actividades físicas y jueguen al aire libre y evitar que se acostumbren a llevar una vida totalmente sedentaria.
  • Es importante limitar el tiempo de uso de la televisión u ordenador para evitar que los niños estén quietos durante sus momentos de ocio. Es importante realizar actividades con ellos que exijan movimiento y actividad física.
  • Es conveniente evitar utilizar los alimentos o golosinas como “premios”, regalos o beneficios para los niños.

Para que los niños aprendan buenos hábitos alimenticios, es importante que los vean reflejados en sus padres y en las personas mayores. No basta con enseñar a los hijos, estos deben ver que los padres también practican los hábitos que predican, sino percibirán esta contradicción. La influencia de los hábitos familiares es muy importante para prevenir la obesidad infantil.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR