Prevenir la Obesidad

A pesar de que se pueda padecer cierta predisposición genética a padecer de obesidad, se puede evitar padecerla acostumbrándose a seguir ciertos hábitos y costumbres. Aquellas personas con más predisposición a engordar o que tienen casos o antecedentes en su familia de obesidad deben preocuparse especialmente de prevenirla para no padecerla ellos también.

A continuación ofrecemos algunos consejos y hábitos que conviene aplicar en la vida diaria para prevenir la obesidad.

  • Evitar comer entre comidas, sobre todo dulces y snacks. Este tipo de productos no alimentan y son de los que mas engordan.
  • Llevar una dieta variada y saludable.
  • Acostumbrarse a comer despacio y haciendo pausas entre bocado y bocado. Esto ayuda a consumir menos calorías y da una mayor sensación de saciedad.
  • Hacer ejercicio diario y evitar el sedentarismo. Una buena alternativa para acostumbrarse a hacer ejercicio es abandonar los ascensores o bajarse un par de paradas antes de la parada del autobús. De esta forma, todos los días se estará haciendo ejercicio casi sin notarlo.
  • Conocer las calorías y valores de los alimentos ayuda a moderarse y llevar una dieta equilibrada. Según la FDA (Food and Drugs Administration) una persona debe consumir cada día en promedio unas 2000 calorías.
  • Pesarse a menudo también ayuda a controlar el peso. Por otro lado, hay que tener cuidado de que esto no se convierta en una obsesión.
  • Incluir muchas frutas y verduras en las comidas. Este grupo de alimentos son muy saludables y son de los que menos engordan.
  • Evitar las bebidas azucaradas. Este tipo de bebidas engordan en exceso y las personas suelen beberlas en cantidad.
  • Se deben de realizar todas las comidas pero en porciones adecuadas y no en exceso.
  • Comer solo cuando se tiene hambre. Esto puede sonar algo absurdo, sin embargo son muchos los que comen en cualquier momento a lo largo del día, solo porque están “aburridos” o les apetece. Cuando uno va a comer algo, es bueno preguntarse si realmente se hace por hambre o porque le apetece.
  • No es bueno comer mientras se realiza otra actividad como leer, estudiar o trabajar. Tampoco es bueno comer mientras se ve la televisión o se utiliza el ordenador. Esto se debe a que cuando se realiza otra actividad, se pierde la noción de lo que se esta comiendo y se puede comer en exceso sin ni siquiera ser consciente de ello.
  • Es importante tratar de evitar las comidas “basura” y todas las comidas que tengan muchos hidratos de carbono y grasas saturadas.
  • Beber 2 litros de agua cada día también ayuda a llevar una dieta saludable.