Como Medir la Obesidad y Calcular el IMC

No es lo mismo decir que una persona tiene sobrepeso que decir que es obesa. No toda persona que tenga algunos kilos de más es necesariamente obesa. Se dice que alguien es obeso cuando ha alcanzado un determinado grado de exceso de peso. Es decir cuando ha excedido por mucho su peso ideal y la cantidad de grasa en su cuerpo es muy superior a la que debería ser. Una de las maneras más comunes de calcular y conocer si una persona es obesa es a través del IMC o índice de masa corporal. El IMC establece una relación directa entre el peso y la altura de la persona. Según el número que se obtenga como resultado se clasificará a que categoría pertenece la persona.

La formula para obtener el IMC de una persona es dividir el peso por la altura al cuadrado. Si por ejemplo una persona pesa 95 kilogramos, y mide 1,70 m, la cuenta que se deberá hacer es:

  • 95 / 1,702=
  • 95 / 2,89 = 32,87

El número que se obtiene como resultado es el que determina si la persona en cuestión es o no obesa. Se dice que una persona es obesa si obtiene como resultado un número mayor o igual a 30.

El IMC además permite diferenciar entre diferentes tipos de obesidad, si hay exceso de peso, o se tiene un peso inferior al considerado saludable.

  • IMC menor o igual a 18,5 – se considera bajo de peso.
  • IMC entre 18,5 y 24,9 – se considera peso saludable.
  • IMC entre 25 y 29,9 – se considera sobrepeso.
  • IMC entre 30 y 34,9 – se considera obesidad de grado 1
  • IMC entre 35 y 39,9 – se considera obesidad de grado 2
  • IMC igual o superior a 40 – se considera obesidad mórbida.

Otro procedimiento que se utiliza habitualmente para determinar si una persona padece de obesidad es medir la circunferencia de su cintura y cadera. Se considera un riesgo para la salud cuando la medida de la circunferencia es mayor a 88 en las mujeres y 102 en los hombres.

Existen otras formas de medir la obesidad que solo pueden realizarse con determinados equipos y bajo la supervisión de un especialista. Algunos ejemplos son las tomografías computarizadas o la resonancia magnética.