Efectos Psicológicos y Emocionales Obesidad

Además de las consecuencias médicas, una persona con un exceso de sobrepeso puede verse severamente afectada psicológica y emocionalmente. Esto puede ocurrir por diferentes motivos. Una persona obesa puede sentirse menos importante que los demás, ya que una persona con exceso de sobrepeso suele considerarse menos atractiva desde el punto de vista estético. Por este motivo, una persona obesa puede sentirse excluida y tener problemas de autoestima, sufrimiento emocional y llegar a la depresión.

Esto puede provocar que la persona se aisle del mundo exterior para evitar mostrarse en público, lo cual le llevaría a un estado depresivo aún más grave.

Otra consecuencia de la obesidad pueden ser los ataques de ansiedad. El sufrimiento emocional puede hacer que la persona padezca ataques de ansiedad y que busque refugiarse en la comida empeorando aun más su situación.

Otro factor que influye es el hecho de que las personas con exceso de sobrepeso no pueden llevar a cabo su vida normalmente. Muchas cosas que parecen normales no están pensadas para personas obesas, por lo cual y por ejemplo, algo tan simple como viajar en autobús puede convertirse en una situación mortificante para una persona que padece de obesidad. Esto se debe a los espacios físicos reducidos y a la sensación permanente de que todos le están mirando. Comprar ropa o accesorios también puede resultar una odisea para aquellas personas que padecen de obesidad. Todo esto lleva a que una persona que padece un exceso de sobrepeso pueda sentir que no tiene su lugar y no encaja en esta sociedad.

En los casos más extremos, los efectos psicológicos pueden ser muy graves llegando incluso a la depresión y a las ideas de suicidio.

Los efectos psicológicos y emocionales de la obesidad también pueden provocar severos trastornos alimenticios. Los más comunes son los atracones de comida, sobretodo después de determinadas situaciones que puedan provocar inestabilidad emocional y en los casos de los hombres o mujeres mas jóvenes, puede llevar a trastornos alimenticios como la bulimia.