Cirugía para Combatir la Obesidad

La cirugía para disminuir de peso cuando se padece obesidad es cada vez más común. Sin embargo la mayoría de los médicos sólo la recomiendan cuando se ha intentado reducir el peso a través de otros tratamientos y todavía no se han conseguido buenos resultados.

Estas operaciones también se conocen con el nombre de cirugías bariatricas. Su función no es estética sino que son cirugías que se llevan a cabo cuando el exceso de peso pasa a representar un problema de salud. Por este motivo, no se recomienda a personas que tienen solo sobrepeso, mas bien se realizan únicamente en aquellas personas que ya han alcanzado el grado de obesidad.

Existen tres tipos de cirugías:

  • Cirugía restrictiva, mediante la cual lo que se hace es reducir el tamaño o la capacidad del estómago
  • Malabsortivo o derivativo, este tipo de cirugía modifica la manera en que se absorben los alimentos.
  • Mixtas, es decir que combinan las dos alternativas anteriores.

Algunas de estas cirugías para combatir la obesidad pueden tener un efecto temporal. La mayoría de estas cirugías permiten la posibilidad de que el paciente aprenda y se acostumbre a alimentarse de una manera más saludable. Por ejemplo, una persona que tiene un balón intragástrico, después de quitárselo, habrá aprendido a comer menos y solo en los momentos en que tiene hambre. Sin embargo hay que tener claro que las cirugías tampoco son milagrosas y si bien la mayoría ofrecen como resultados una gran reducción de peso, es necesario acompañar la operación con un cambio en los hábitos de la persona y especialmente en sus hábitos alimenticios.

Tipos de operaciones más habituales contra la obesidad.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR